Formación en género a mujeres productoras de Quisapincha

0 Comments

Fundación Humana Pueblo a Pueblo Ecuador, en coordinación con PyD y Fundación Mujeres, dando cumplimiento a las actividades previstas está llevando a cabo los talleres de formación en género a las mujeres de las asociaciones con las que se trabaja en el marco del proyecto.

El sábado 7 de marzo tuvo lugar, en el Auditorio del Gad parroquial de Quisapincha, el Taller “Dimensiones del liderazgo personal” con el objetivo de capacitar a un grupo de 25 mujeres participantes en los procesos formativos sobre género, autonomía, empoderamiento económico y derechos de las mujeres, los cuales se replicarán en las diferentes Asociaciones de productoras/es a las que pertenecen.

Mediante esta actividad, enmarcada en el proyecto “Fomentando iniciativas productivas con valor agregado para la reducción de la pobreza y la exclusión de las mujeres de la Parroquia de Quisapincha, Tungurahua”, ejecutado por Fundación Humana Pueblo a Pueblo Ecuador en colaboración con Fundación Mujeres y con fondos de la Xunta de Galicia – Cooperación Galega, se busca contribuir al empoderamiento personal de las mujeres, la toma de conciencia de las causas y consecuencias de los mecanismos de exclusión existentes en el ámbito socioeconómico que les afectan, así como el aumento de su autonomía, autoestima y autocuidado. Además, se ofrecieron herramientas para fomentar la participación de las mujeres en los espacios públicos de toma de decisión, valorando la importancia de la personalidad y seguridad de las mujeres en el ejercicio del liderazgo.


A través de actividades lúdicas, juegos, trabajo en equipo y la participación de cada una, se explicaron las diferentes tipologías y dimensiones que existen de liderazgos, su relación con la tierra y la importancia de poner en valor su propia historia.

Esta jornada de trabajo sirvió para afianzar el rol de las mujeres indígenas de Quisapincha en su territorio, visibilizando las figuras de liderazgo presentes en la zona y motivando a las participantes para favorecer que salgan nuevas lideresas, revalorizando sus propios árboles genealógicos para que puedan reconocer sus historias de vida.

Para terminar, todas las participantes acordaron trabajar por un objetivo común: transformar su territorio en el lugar en el que quieren vivir. Para ello, se introdujo el concepto de sororidad y se hizo un llamado a todas las presentes a utilizarlo en su cotidianidad.

Categories:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *