HPP-ECUADOR COMUNICADO SOBRE EL COVID-19

0 Comments

En las últimas dos décadas, hemos sido testigos de diferentes tipos de pandemias, incluyendo el VIH, el Ébola y la gripe H1-N1 porcina, entre otras, que han cobrado la vida de muchas de las personas más pobres del mundo. Sin embargo, el COVID-19 ha demostrado que es una pandemia como nunca antes se había visto debido a su tasa de contaminación y mortalidad en la mayoría de los países del mundo.

Como el COVID-19 no conoce fronteras, credos, ni razas, la población más vulnerable del mundo es siempre la más afectada, debido a que vive en condiciones deplorables y carece de las necesidades más  básicas como son alimentación, vivienda y seguridad sanitaria.  

El virus ya ha causado estragos en el Ecuador, donde se han registrado 2.758 casos y 93 muertes hasta el día 1 de abril de 2020. Aunque el número de infectados sigue siendo inferior al de la mayoría de los países del hemisferio norte, se considera, sin embargo, que es la segunda tasa de infección más elevada de América del Sur, después de la del Brasil. 

Los numerosos efectos colaterales de la pandemia, como la pérdida de empleos, el aumento de los precios de los alimentos y la falta de agua potable adecuada para mantener un buen nivel de higiene, hacen que el temor a la propagación del virus se vea agravado por la imposibilidad de que la ayuda llegue a las comunidades debido a la restringida movilización. Esto solo tendrá un impacto trágico y abrumador en la vida de los más vulnerables en el Ecuador y en el mundo en general.

Humana Pueblo a Pueblo-Ecuador está preocupado por el impacto en nuestro país y por eso hemos empezado a tomar medidas cautelares para salvaguardar no sólo a los más vulnerables sino también a los más cercanos a nosotros: el personal y las comunidades con quienes trabajamos, que suman aproximadamente 13 mil personas aquí en el Ecuador.

Más aún, hemos aplicado varias medidas sanitarias en todas nuestras oficinas y proyectos. Hemos iniciado trabajos a distancia cuando ha sido posible, y hemos puesto en marcha un comité de campañas sanitarias a través de las redes sociales y en línea con todas las personas que se relacionan con nosotros, el personal y los beneficiarios bajo las estrictas directrices de las normas de seguridad del Ministerio de Salud Pública.

Dado que Humana Pueblo a Pueblo-Ecuador tiene una política de no dejar a nadie atrás y sabemos que la mayoría de las personas vulnerables, que ya sufren de desnutrición, obesidad, problemas socio-organizativos y cualquier otra vulnerabilidad, se verán gravemente afectadas por esta pandemia si no se hace nada para frenar la propagación del virus.

En un país en el que más del 25% de la población vive en el sector informal, en hogares sin condiciones de vida adecuadas y con acceso limitado al agua potable, ahora es el momento de solidarizarse con los más vulnerables asegurándose de que nadie se quede atrás.

El apoyo a los agricultores rurales, locales y a las familias que viven en las periferias urbanas de las grandes ciudades no puede cesar, ya que sus medios de vida dependen de estas actividades para su autosuficiencia. No se debe permitir que el impacto económico del COVID-19 disminuya la nutrición de niños y jóvenes y comunidades ya desnutridos.

Para ello, pedimos a todos nuestros socios, amigos y donantes que se acerquen a nosotros y averigüen cómo podemos seguir apoyando a estas comunidades.

No sólo nos enfrentamos a un virus, sino a una amenaza para toda la sociedad.

 

¡Nosotros en Humana Pueblo a Pueblo-Ecuador no dejamos a nadie atrás!

¡Ayúdenos a hacerlo!

Categories:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *